jueves, 15 de marzo de 2012

RINDEN HOMENAJE AL ÚLTIMO SOBREVIVIENTE DE LA GUERRA DEL CHACO


Batallón de infantería (1932) antes de partir a la Guerra del Chaco
 El bravo soldado chuquisaqueño, que pisó el infierno verde, Sr. Atanasio Reyes, último sobreviviente de la Guerra del Chaco, será el principal homenajeado este viernes recordando esa contienda bélica que se libró entre Paraguayos y Bolivianos desde 1932 a 1935, en las candentes arenas del Chaco Boreal.
Según el investigador Julio Nava, ante la indiferencia de las autoridades, una fundación y los familiares de los excombatientes desaparecidos, organizaron un acto simbólico de recordación sobre la partida del Destacamento 111 en ese entonces.
Los participantes del acto a desarrollarse en la histórica Plaza 25 de Mayo, también podrán disfrutar del baile de la cueca por el ballet folclórico Municipal acompañado por la banda de músicos del Regimiento Sucre II de Infantería.
DATOS HISTORICOS
La Guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia, se libró desde setiembre del año 1932 hasta junio de 1935, por el control del Chaco Boreal. La aridez y escasa población de ese territorio hizo que, desde la época colonial, nunca se definieran sus límites en cuanto a la dependencia política-administrativa. Recién después de que Bolivia perdió la salida al océano Pacífico, como consecuencia de la Guerra del Pacífico (1879), esa región adquirió un valor estratégico para ese país. La ocupación del Chaco Boreal era ahora necesaria para salir al río Paragua y y por esa vía tener acceso al océano Atlántico. Otra de las causas fue la supuesta existencia de petróleo en el subsuelo chaqueño según la Standard Oil, que ya los explotaba en Bolivia.
Fue la guerra más importante en el continente sudamericano durante el siglo XX. Bolivia movilizó, en los 3 años de duración, 250 000 soldados y Paraguay 150 000, que se enfrentaron en combates en los que hubo gran cantidad de bajas (60 000 bolivianos y 30 000 paraguayos), gran cantidad de heridos, mutilados y desaparecidos. Los distintos tipos de enfermedades, tanto físicas como psicológicas, la característica hostil del teatro de operaciones y la falta de agua y buena alimentación afectaron la salud de los sobrevivientes, a muchos de por vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada